tenía su vestido de florcitas rojas
y qué linda estaba,
tuvimos buenas noches eligiendo estrellas
y en una pensión
empezamos a hacer otra vida entre los dos...

ella sabía más de mí que yo mismo
y me enseñaba,
juntos podíamos creer
que bailaban los girasoles,
que las mañanas como las nubes
tenían luz.

habíamos tenido ese amor de chicos
que nos regresaba,
tocamos lo sagrado casi sin saberlo
para ver crecer
esas vidas que hoy son lo mejor que nos quedó.

fuimos como muchos más
una historia entre mil historias,
tiempo que lleva el comprender
mientras duelen los corazones,
duele lo extraño de esa mirada
donde hubo amor.

aquel vestido lindo de florcitas rojas
cómo me gustaba...
después de ser nosotros fuimos cada uno
para estar en paz,
a seguir, a crecer
y a buscar un nuevo amor
...y a empezar otra canción. 

                                 septiembre 2006

    de florcitas rojas                  
historia l canciones l ediciones l presentaciones l escuelas  l inicio